GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Tradiciones de Pascua




La Pascua tiene también sus tradiciones divertidas. ¿Sabes por qué se regalan huevos el Domingo de Pascua?. Esta es una tradición muy arraigada en Estados Unidos, en el centro de Europa y en Inglaterra. ¿Qué pinta el conejo en todo esto?. Tranquilo que tu Ángel de la Web te sacará de dudas!.

La tradición de regalar huevos de Pascua viene de hace muchísimos siglos, más de lo que te puedas imaginar. Todo es debido a que los cristianos católicos que seguían la abstinencia cuaresmal, no podían comer huevos ni tampoco productos lácteos. Los fieles los guardaban y una vez terminada la cuaresma los regalaban (¡¡¡imagínate cuántos huevos tenían en la despensa!!!). Pero ... ya te digo que esto viene de muy lejos, porque ya en el siglo XVII, el Papa Alejandro VII , no lo tenía del "todo claro" que los huevos tenían que ser prohibidos durante el tiempo cuaresmal. 

Así lo manifestaba en un decreto publicado el 18 de marzo de 1666:
"No es evidente que obligue la costumbre de no comer huevos y lacticíneos en cuaresma".

Por lo tanto, ya en aquella época el consumo de huevos habría sido permitido. Cabe decir, querido cibernauta, que los tiempos han cambiado y que la Iglesia Católica recomienda solamente la abstinencia de carne los viernes de cuaresma.

La tradición de regalar huevos el domingo de Pascua continuó, principalmente en los países anglosajones, Estados Unidos y en la Europa Central. Es un regalo muy apreciado por aquél que los recibe. Están pintados de diferentes colores y se regalan en pequeñas cestas. Uno de los países europeos que más lo vive es Alemania; se sabe, curiosamente, que la tradición en Estados Unidos vino gracias a unos alemanes que promocionaron dicha costumbre en aquel país. Como que la mayoría de ellos son para los niños, no solamente hay huevos de gallina, sino también de chocolate.
Los huevos también fueron protagonistas en la época griega. Los griegos pintaban huevos y los comían en las fiestas de primavera, pero como ves, esta tradición no es la que motivó que dicho producto alimenticio fuera el protagonista de la Pascua. También los huevos en muchas culturas han significa "vida" y "fertilidad" y en la antigua Roma se regalaban en los festivales de primavera.

Si tenemos que buscar un simbolismo cristiano al huevo, este puede ser el del principio del universo y de la creación, el sentido de una "vida nueva", tal como indica la Pascua. Una vida nueva que nos la da el Jesucristo resucitado.
En la época que los huevos no eran permitidos para el consumo en el tiempo de cuaresma, todas aquellas personas que los habían guardado se reunían el domingo de Pascua delante de la iglesia de su ciudad para que el sacerdote los bendijera en la primera función litúrgica.

Existe una tradición que explica el porque de que muchos de estos huevos estén pintados de color rojo. Según esta leyenda, unos vecinos de Jerusalén dieron a unos niños unos huevos para que se los tirasen a Jesús cuando éste pasase delante de ellos camino del Calvario. En el momento que éstos los tocaron, los huevos se enrojecieron de sangre.

Existe también un juego que es el de rodar huevos sobre el césped del jardín de la casa o en el campo, intentando que estos no se rompan. La tradición popular lo relaciona con el hecho de rodar la piedra del sepulcro en el cual estaba Jesús.

En Francia y en otros país europeos era tradición que el Domingo de Pascua, los jóvenes organizaran procesiones para recoger huevos y después dárselos a los hospitales y centros de acogida.

En España y especialmente en Catalunya la tradición de regalar huevos pintados no se conserva actualmente y los únicos que se regalan en Catalunya se encuentran en la "Mona de Pascua" de la cuál tienes información en nuestro apartado de gastronomía pascual. Sin embargo, en algunos pueblos catalanes, hace muchos siglos, se había realizado el juego de "Jugar-se els ous" (Jugarse los huevos). 

Participaban solamente los novios y ganaba aquél o aquella que más pronto sorprendiera a su amado en la mañana del domingo de Pascua. El juego, aunque no lo parezca, es bastante divertido, ya que al amanecer los jugadores entraban en sana competencia para esconderse el uno del otro. Ganaba aquél que decía la frase: "Pasqua és vinguda; els ous són meus" (Ha llegado la Pascua, los huevos son míos).
Un conocido dicho catalán reza: "Pasqua sense ous, com Nadal sense torrons" (Pascua sin huevos, como Navidad sin turrones).

¿Y que pinta el conejo con todo esto?. Pues muy fácil, querido cibernauta ... resulta que el conejo es el que trae los huevos de Pascua. Te lo explico: los padres esconden los huevos en el jardín y a primera hora de la mañana del domingo invitan a sus hijos pequeños para que salgan a encontrarlos.

 ¿Quien ha puesto allí los huevos?, el conejito!. Para que nos entendamos, el conejo es como el Papá Noel o los Reyes Magos, o el Tió (en Catalunya). La mayoría de ellos son de chocolate. Los otros huevos, los pintados, se regalan de forma particular a las personas queridas.

© Ángel Rodríguez Vilagrán





Tradiciones de Pascua paganas


Muchas de las tradiciones de Pascua no tienen un origen judío ni cristiano. Por ejemplo, el nombre inglés "Easter" y el nombre alemán "Ostern" derivan de raíces germánicas. Y los rituales relacionados con el fuego, como la hoguera de la víspera de Pascua, o de quemar ruedas de Pascua y empujarlas colina abajo, vienen de la heliolatría germánica y céltica, es decir, de la adoración del sol. Incluso el popular huevo de Pascua tiene su origen en otra creencia pagana: se consideraba un símbolo de fertilidad en el antiguo Egipto.

Hoy los huevos son sinónimo de la Pascua en muchos países, incluyendo Estados Unidos, Alemania, Austria y Suiza. Al final de la Cuaresma, se pintan de colores las cáscaras de huevos duros, se decoran árboles o ramos de Pascua con figurines de madera y huevos vaciados y pintados, y la gente compra pan dulce de Pascua, que a menudo lleva muchas pasas.


Tradiciones de Pascua seculares

En Estados Unidos, Alemania, Suecia, Suiza, Canadá, Malasia, Australia, Brasil, India y Filipinas, los padres esconden huevos de Pascua y dulces (por regla general al aire libre) para que sus hijos los encuentren. Ann Elisabeth Samson, la editora de BabyCenter Canadá, explica que normalmente "hay búsquedas de huevos de Pascua comunitarias en las semanas anteriores a la Pascua. Es una forma divertida de unir a los vecinos de un barrio".

El desfile del gorro de Pascua es tradicional en Australia, el Reino Unido, y Estados Unidos. Los niños en Australia van a la escuela y por las calles con gorros decorados con orejas de conejo, huevos de Pascua, dibujos de pollitos y chocolate. Los niños británicos a menudo hacen sombreros de ala ancha decorados con flores, mientras que en Estados Unidos, los gorros que llevan los niños son "cuanto mas grandes, mejor", explica Linda Murray, Editora jefe de BabyCenter EE.UU.

El conejito de Pascua o Easter bunny (que en Suecia, Alemania, Austria y Suiza es una liebre, mientras que en Estados Unidos, Canadá y Australia es un conejo) a menudo desempeña un papel importante, porque es el que le trae dulces a los niños, así que las cestas de Pascua a menudo incluyen un conejito de chocolate. En Francia, sin embargo, los niños no reciben nada del conejito. "Son las campanas de Pascua las que vuelven de Roma cargadas de chocolate para los niños", dice Patricia Réveillaud, editora de BabyCenter Francia.


En Australia los conejos se consideran una plaga porque dañan el medioambiente, explica Danielle Townsend, editora de BabyCenter Australia, “Así que hay una intensa campaña para dar bilbies de Pascua. El bilby es una animal australiano que está en peligro de extinción, muy bonito, y que también tiene orejas largas y suaves. La gente todavía regala conejitos de Pascua, pero se ven muchos bilbies también".



Comida de Pascua

Dondequiera que se celebre la Pascua, el alimento más asociado con la celebración es el chocolate. Esto es así en algunos países latinaomericanos y en España, así como en Estados Unidos, Brasil, Alemania, Australia, El Reino Unido, Austria, Suiza, Suecia, Francia, Canadá e incluso Malasia. "En Malasia la Pascua no es una festividad importante, ya que la religión mayoritaria es musulmana", dice Mei Leng Wong, editora de BabyCenter Malasia, Si embargo, los niños disfrutan muchos dulces de chocolate en esa temporada.

En Cataluña (noreste de España), "los padrinos dan a los niños 'la mona de Pascua', que puede ser un huevo de chocolate, pero más comúnmente es una elaborada escultura de chocolate que reproduce un castillo, un barco pirata, o cualquier otra cosa que les gusta a los niños, incluyendo los personajes de moda ese año en películas infantiles", explica Isidra Mencos, directora editorial de BabyCenter en Español. "Por su parte, las madrinas les regalan a las niñas elaboradas palmas y a los niños larguísimos palmones que llevan colgados rosarios de azúcar y otros dulces. El domingo de Ramos los niños las llevan a bendecir a la Iglesia y después disfrutan de las golosinas".


Pero la comida tradicional de la Pascua no se limita a dulces. “En Brasil muchas personas observan la tradición de no comer carne el Viernes Santo, incluso aunque no sean muy religiosas. Es muy popular comer un plato a base de bacalao (seco y salado, al estilo portugués), aunque los precios han subido mucho, por lo que resulta muy caro para las familias de bajos ingresos", explica Fernanda Ravagnani, la editora de BabyCenter Brasil.

En México, que tiene una arraigada tradición católica, la tradición secular de los conejitos de Pascua y los chocolates no está muy extendida, aunque se practica en algunos sectores de la sociedad. En lugar de eso, explica Norma Mora, editora de BabyCenter México, “el país observa la Semana Santa, que incluye el Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado de Gloria, y Domingo de Pascua o Día de la Resurrección". La mayoría de las familias se abstienen de comer carne los viernes entre el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

España, otro país de fuerte raíz católica, tiene también muchas tradiciones culinarias de Pascua, ¡incluyendo una que podría hacer daño! Lourdes Alcaniz, editora de BabyCenter España cuenta que "en Valencia, la gente hace un bollo especial que tiene un huevo duro adentro, con la cáscara pintada, y lo rompen en la cabeza de otras personas".

Los pasteles y panes de Pascua son populares en todo el mundo. En el Reino Unido y Australia el Viernes Santo se comen unos bollos rellenos de frutas secas y especias, que llevan una cruz arriba, para simbolizar la crucifixión. En Irlanda y el reino Unido el pastel tradicional de Pascua se llama "Simnel", y data de la Edad Media. Sasha Miller, editora de BabyCenter Reino Unido, lo describe como “un pastel de frutas que lleva 11 bolas de mazapán arriba. Las bolas simbolizan a los doce apóstoles, menos Judas”.


La Pascua como preludio del calor

Los países que celebran la Pascua en el hemisferio Norte, también suelen estar entrando en los primeros días cálidos de la primavera, así que las búsquedas de huevos y demás juegos se hacen al aire libre para darle la bienvenida al buen tiempo. En países como Francia, sin embargo, las familias comen un tradicional banquete de Pascua con cordero lechal y un pastel de Pascua en forma de cordero.

En Alemania, el cordero es también tradicionalmente el plato fuerte de Pascua, pero los niños a menudo no lo ven con buenos ojos, ya que preferirían ver a los corderitos vivos saltando por el campo, explica Cordula Zastera, la editora de BabyCenter Alemania. Lo que sí les gusta son las hogueras que se prenden en todo el país, alrededor de las cuales se reúnen familiares y amigos para beber, comer, y divertirse. A menudo esta hoguera es la primera parrillada del año.


La Pascua como preludio del frío

En el hemisferio Sur, la Pascua marca el cambio de los cálidos meses de invierno a una fría primavera. "La Pascua es sobre todo un tiempo para estar de vacaciones con tu familia y disfrutar de los últimos días cálidos antes de que empiece el frío", dice Danielle Townsend, editora de BabyCenter Australia. “También son las primeras vacaciones escolares desde la Navidad, así que muchas familias se van a pasar unos días de camping o a la playa".

Lo mismo sucede en Brasil, mientras que en Filipinas, la Pascua marca el comienzo de las vacaciones escolares para los niños, explica Candice Lopez-Quimpo, editora de BabyCenter Filipinas.

Rituales de Pascua únicos

"En Brasil el Sábado de Gloria "se llama ‘Sábado de Aleluia,’ y en muchos pueblos pequeños hay una versión reducida del Carnaval, para celebrar el final de la Cuaresma", explica Fernanda Ravagnani, editora de BabyCenter Brasil. “Existe la tradición de pegar a Judas: la gente hace muñecos de paja que representan a Judas, los cuelga en las calles y los destruye. A veces representan a políticos involucrados en escándalos en lugar de a Judas”.

Carina Westling, editora de BabyCenter Suecia, nos cuenta que en su país “los niños se disfrazan de brujas con escobas y una tetera, faldas largas, un pañuelo anudado al cuello y dos grandes círculos de colorete en las mejillas, además de algunos lunares dibujados con lápiz negro. Es un poco como Halloween, a veces van de casa en casa pidiendo dulces".

En Filipinas se celebra el Salubong de Pascua (salubong significa encuentro o reunión). "Se llama salubong porque los hombres y las mujeres se reúnen después de haber estado separados al comienzo de una procesión", explica Candice Quimpo-Lopez, editora de BabyCenter Filipinas. “Se encuentran frente a una iglesia al final de la procesión, generalmente al amanecer. Al frente de la procesión de los hombres va una imagen de Cristo resucitado, mientras que delante de las mujeres va la Santa Virgen, cubierta con un velo negro. Es una celebración de la reunión de Cristo con su Madre para darle la buena nueva de su Resurrección. Cuando Jesús se reúne con su Madre, niñas disfrazadas de ángeles levantan el velo de la tristeza. En este momento la procesión se conviuerte en una fiesta llena de luz y alegría".

Actividades de Pascua divertidas

Aquí tienes tres juegos de Pascua divertidos que puedes jugar con tus hijos. ¡Quizás llegarán a formar parte de las tradiciones de Pascua de tu familia!

¡A rodar el huevo! (Estados Unidos): Este juego funciona mejor con varios participantes. Cada jugador necesita un huevo duro pintado y un palo largo (un palo de golf o un paraguas pueden servir). Pon los huevos en el piso, a la misma altura, y haz que cada jugador se ponga detrás de un huevo. Cuando digas "Preparados, listos ¡Ya!", los niños han de empujar el huevo con el palo hacia la meta. El primero en llegar gana. Este juego es el punto culminante de las festividades de Pascua que se llevan a cabo en la Casa Blanca el Lunes de Pascua, a la que acuden familias invitadas por el presidente de Estados Unidos.

Zwänzgerle (Suiza): Reta a tu hijo y dile que vas a romper su huevo pintado con una moneda. Tira la moneda al huevo desde una distancia prudencial. Si fallas y el huevo queda intacto, tu hijo puede quedarse con la moneda. Si aciertas, te quedas tú con la moneda y el huevo. Esta es una antigua tradición suiza que se llevaba a cabo con el fin de dar a los niños un poco de dinero.

Picotazos de Pascua (Alemania y Austria): Dos niños (¡o adultos!) se paran uno frente al otro. Cada uno lleva en la mano un huevo duro pintado y golpean las puntas de los huevos una contra otra hasta que una de las cáscaras se resquebraja. El ganador es el que acaba con la cáscara de huevo intacta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified